miércoles, 7 de julio de 2010

Gatos

El gato es el sinónimo del paseo aristocrático, carnaval veneciano, y son visibles sólo a quienes saben mirar.

A diferencia del flamenco -por ejemplo- que es un pájaro feo pero simpático, el gato no quiere, no busca ser simpático. No es un bromista bienintencionado, no es un detalle grotesco en una casa... Es un toparse con la perfección inesperadamente, con un arranque de abrumadora novedad. Son seres azoteicos y solitarios.

El gato, a diferencia del flamenco, no es un arrebato de la naturaleza. Es una imagen recurrente en mis sueños: mil gatos salvajes cazando conejos entre los matorrales.

1 comentario:

  1. Qué gracioso, parece que hablaras de mí! Soy Leo en el horóscopo occidental y Tigre en el chino. Y vaya si cazo conejos!

    ResponderEliminar